Foro Social de Campo de Criptana
¡Por una democracia más participativa!

Portada del sitio > Asociaciones > Encinares vivos de La Mancha > Presentación del libro y la exposición «En busca del agua perdida... en un (...)

Presentación del libro y la exposición «En busca del agua perdida... en un lugar de La Mancha»

Domingo 24 de febrero de 2013, por Encinares Vivos de la Mancha

La Asociación Encinares vivos de la Mancha realizó el pasado sábado 16 de febrero la presentación en sociedad del libro y la exposición fotográfica “En busca del agua perdida..... en un lugar de La Mancha”, realizado por José María Sánchez y Daniel Mínguez.

El libro se puede adquirir contactando directamente con los co-autores o en la tienda de IEG Panadero, C/ Depósito de las Aguas, nº 54 mediante un donativo de 10 Euros.

La exposición se puede visitar en horario de apertura de la Casa de Cultura, de Lunes a Viernes de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas.

Al acto asistieron el vicepresidente de la Diputación Provincial José Fernando Sánchez Bódalo y el concejal de Cultura de la Villa de los molinos José Muñoz Violero así como una amplia representación de concejales de los distintos grupos políticos que conforman la corporación municipal, junto a numeroso público de toda la comarca.

José Muñoz inició el turno de oradores destacando el contenido del libro, siendo este un gran problema que afecta a toda la sociedad, felicitando a la asociación Encinares Vivos de La Mancha y mostrando su apoyo por aportar una amplia visión del agua en La Mancha desde la localización del ser Humano en nuestra tierra, además de lo que ha supuesto el agua para el desarrollo de todas las culturas que se asentaron en estos lugares.

Seguidamente intervino uno de los autores del libro y las fotografias expuestas, José Maria Manzaneque Pintado, que hizo una breve historia del proyecto que hoy presentaban destacando el enorme trabajo que había supuesto durante cuatro años para Daniel y para él, hasta culminar con dicha presentación en la que han contado con una maquetación de lujo realizada por José Manuel Ortiz Iniesta. Destacando detalles poco conocidos y relacionados con el agua en la sierra de Campo de Criptana y comentando la gran cantidad de datos históricos que les habia enriquecido la labor de investigación desarrollada, finalizando su intervención con detalles muy significativos para comprender la verdadera importancia que tiene el agua en La Mancha no solo en la actualidad sino también para las futuras generaciones.

Un breve paréntesis en el que se proyecto un vídeo con el sonido real del agua en los ríos Záncara y Córcoles, dio paso a la intervención del autor del libro Daniel Mínguez Olivares quien a través de una síntesis del libro explicó como se había pasado de un territorio con abundante agua a tener hoy un grave problema y lo que esto supone para todos los habitantes de la Mancha en la actualidad y de cara al futuro, alegando que el Plan Especial del alto Guadiana, (hoy desaparecido) habría sido la solución al problema, pero que la falta de compromiso serio y los intereses oscuros lo habían precipitado al fracaso, finalizó haciendo una invitación a los habitantes de La Mancha a reflexionar muy intensamente sobre el tratamiento que estamos dando a un bien tan necesario como escaso.

Por último, José Fernando Sánchez Bódalo intervino hablando de su amistad con los autores del libro, así como con las personas que hacen el prólogo, el epílogo y los autores consultados, ya que según dijo les conocía muy bien, igual que conoce el compromiso que les lleva a todos trabajando en beneficio de la sociedad manchega y nuestro territorio, que es digno de elogio. Sánchez Bódalo continuó comentando algunos pasajes del libro que le habían llamado mucho la atención, añadiendo que es un proyecto muy bonito que hay que poner en valor, finalizó su intervención expresando su convencimiento de que la asociación Encinares Vivos de La Mancha tiene muchos proyectos y que la Diputación Provincial y el mismo, estarán apoyando siempre.

Finalizada la presentación todos los asistentes visitaron la exposición fotográfica situada en el vestíbulo de la Casa de Cultura criptanense, valorándola muy positivamente como un documento gráfico casi irrepetible.

Reportaje fotográfico de la presentación del libro

Reportaje fotográfico de la exposición

Vídeo «En torno al Záncara»

Vídeo «Tablillas y lagunas en La Mancha central»

Vídeo «Salvemos el Plan Especial del Alto Guadiana»

1 Mensaje

  • Que así es como han decidido titular el opúsculo que José María Manzaneque Pintado y Daniel Mínguez Olivares, pudieron presentar el pasado 16 de febrero en la manchega localidad de Campo de Criptana, ante la presencia de un numeroso grupo de amigos y una no menos importante presencia de público interesado por el objeto y la filosofía que ésta obra viene a mostrar. Y aunque el evento fue medianamente tratado por algunos medios de comunicación, cuando no prácticamente ninguneado por otros como la manida Televisión Local de la citada ciudad, lo cierto es que el hecho bien merece una mínimo encomio aunque sólo sea desde la mínima atalaya que pueda constituir este humilde artículo de opinión.

    Y es que a este respecto lo primero que cabe decir es que sus autores, José María Manzaneque y Daniel Mínguez, ambos miembros activos de la asociación Encinares Vivos de La Mancha, son dos hombres de arraigada semblanza local, dos pequeños filósofos de los de piel curtida por el paso y los avatares de los años, de los que gustan de entornar los ojos a fin de vislumbrar mejor el amplio horizonte manchego que ellos han decidido convertir en el objeto y causa de su lucha personal.

    Les conozco bien. Son personas que han sabido ganarse un nombre y un respeto en esto que hoy venimos en denominar la causa medioambiental, y más concretamente la causa medioambiental en el entorno de La Mancha de Ciudad Real. Y digo que les conozco bien porque he tenido la fortuna de seguir su lucha y sus esfuerzos en pro de la defensa y recuperación de los hábitats que conocieron y que hoy ya son sólo un recuerdo, reminiscencias en la memoria de otros tiempos pasados que fueron pero ya no son.

    Sí, Daniel y José María son como una especie de caballeros en trance de extinción, de aquellos a los que aún les duelen los valores adquiridos, de los que todavía piensan que conceptos como respeto, equidad, justicia, lógica y razón son algo más que palabras hueras y vacías, de aquellos que a la antigua usanza aún consideran que la palabra dada y el compromiso adquirido ha de respetarse siempre porque en ello radica su concepto del honor. Por eso, precisamente, es tan importante la publicación que nos acaban de entregar. Porque constituye una llamada de atención y una denuncia, ciertamente, pero es que además en ella se encierra su propio código ético de creencias y dignidad.

    Y sé muy bien lo que estoy diciendo. Les he visto en multitud de ocasiones, durante días y años, entregando su saber y su tiempo en esta causa ancestral. Y cuando su saber no resultaba suficiente, no dudaron en dedicar horas libres, descansos en fines de semana, para asistir a todo tipo de cursos y actividades formativas que pudieran incrementar aquellas áreas del medio que quedaban fuera del ámbito de su formación personal. De este modo realizaron cursos como el de Formadores Especialistas en el Alto Guadiana, donde pudieron conocer de mano de los mejores y en profundidad la honda temática y la razón de ser del problema que durante tantos años llevan intentando ayudar a resolver.

    Así que saben bien lo que dicen y de qué hablan José María y Daniel. Y de lo que hablan es del agua y de La Mancha, desde su pasado prehistórico hasta el momento actual: de su histórica evolución y de su especialísima relación con aquellos hombres que desde remotos tiempos poblaron estas tierras. Hablan y escriben de sus problemas, de su abundancia o escasez, de sus usos ancestrales y de su cambio en la modernidad. Hablan de desastres ecológicos y del modo en que estos se pueden resolver. Y además lo hacen pedagógicamente, recurriendo a aquel dicho de que “una imagen vale más que mil palabras”. Por ello han creado su obra como un mosaico multicolor donde la belleza comunica con el alma a través del sentido de la visión.
    Y en esta lectura causan impresión esas imágenes de secos humedales, de viejos y herrumbrosos cauces de ríos, de antiguas pozas y manantiales donde la vegetación silvestre y las malas hierbas envuelven y penetran hasta los vertidos de escombros haciéndolos desaparecer. Y es que nada resiste la acción de los elementos naturales cuando éstos pueden actuar sin prisa, destruyendo y pulverizando como un cáncer todo aquello que antes fue.

    Mi enhorabuena por este texto a sus autores; por esa incansable labor que les hace persistir en hablar para esa gran masa de descontentos que se quejan ociosamente de la dureza de su vida y de los tiempos que corren, en vez de tratar de mejorarlos poniéndose a hacer lo que tienen que hacer. Y eso es lo que han hecho y hacen José María Manzaneque y Daniel Mínguez: ser conscientes de su tiempo, de sus problemas, y en vez de quejarse, arrimar el hombro en base a sus posibilidades; es decir, siendo coherentes y haciendo lo que ellos saben que tiene que hacer. Por todo eso, vaya para ellos mi más efusiva felicitación, con mi mayor afecto y admiración.

    Mariano Velasco Lizcano
    Doctor en CC. Políticas y Sociología
    Educador Ambiental
    Presidente AEDA 23

    Responder a este mensaje

Comentar este artículo