Foro Social de Campo de Criptana
¡Por una democracia más participativa!

Portada del sitio > Periódico El Foro > Crónica de una legislatura antidemocrática

Periódico «El Foro» nº 11

Crónica de una legislatura antidemocrática

Jueves 19 de mayo de 2011, por Administradora de la web

Es tiempo de elecciones municipales, y con la campaña electoral da comienzo el acto central de la gran farsa de la democracia, en el que los políticos asumen con más hipocresía y protagonismo que nunca su papel de líderes salvadores de la población. El guión exige apertura y cercanía, y muchos lo ejercen con maestría escuchando las reivindicaciones de algunos como si de verdad les interesara lo que nos preocupa a los ciudadano/as de a pie. También exige ofrendas, y por ello nos inundan con promesas sin compromiso envueltas en lujosos programas de celofán, como si la democracia fuera una subasta al mejor postor. Luego, entre bambalinas, seguirán a lo suyo, gobernando para sus intereses personales y los de sus amigos, y contra los de sus detractores. Ellos cumplen su papel a la perfección y nos exigen a los demás que cumplamos con el nuestro de ciudadanos y les votemos, y que, una vez pasadas las elecciones, aceptemos cualquier decisión que tomen con la más absoluta sumisión.

Mientras tanto, sabedores del engaño, los que no queremos participar en esta farsa, ni siquiera como espectadores, echamos la vista atrás y contemplamos con tristeza que han pasado cuatro años más de legislatura que no han servido sino para constatar que seguimos anclados en la protodemocracia de las pequeñas dictaduras. Porque una vez alcanzado el poder, ya no cuenta la voz del pueblo y nuestros gobernantes se creen legitimados para hacer lo que les venga en gana, al menos hasta las próximas elecciones. En este tiempo, en Campo de Criptana no hemos avanzado ni un milímetro hacia la democracia real que muchos anhelamos y que nuestros gobernantes aborrecen.

Nosotros no entraremos en el juego electoral y jamás haremos campaña a ningún partido, aunque si que queremos hacer balance de lo que ha sido esta última legislatura, ya que como ciudadano/as tenemos derecho no sólo a votar, sino también a exigir responsabilidades. No tenemos espacio en esta publicación para repasar todo lo que nuestro actual gobierno dice haber hecho a lo largo de la legislatura, aunque muchas de sus actuaciones ya las hemos criticado en otros escritos, así que, nos centraremos en las más importantes, y sobre todo, las que tienen que ver con la participación ciudadana que es lo que más nos importa.

Si, desde el punto de vista de la participación ciudadana, calificamos esta legislatura de antidemocrática, no es sólo porque se hayan despreciado nuestras ideas y trabajo, y nos hayan puesto todo tipo de obstáculos para acceder a los recursos públicos (espacios y medios de comunicación) sino porque también han pasado de otras muchas personas y asociaciones no vinculadas a este foro, cuando se trataba de propuestas sociales que no entraban en sus planes. El caso más flagrante de desprecio de la participación ciudadana se ha dado en el proceso de elaboración de la Agenda 21 local. Justo al comienzo de esta legislatura, siguiendo la estela de otros muchos municipios, el Ayuntamiento decidió sumarse a esta iniciativa en pro de un desarrollo más sostenible. La agenda 21 local recogería los compromisos evaluables, que no promesas, que el consistorio suscribiría para realizar a corto, medio y largo plazo, con el objetivo de cambiar nuestro actual modelo de desarrollo por otro centrado en las necesidades reales de las personas, más equitativo y respetuoso con el medio ambiente, y que no provocase las crisis que actualmente estamos sufriendo. El proceso de elaboración de esta agenda debería contar con la participación del Ayuntamiento, de la administración, de técnicos expertos y sobre todo de la población local.

Ya desde el primer momento se evidenció el poco interés de nuestros gobernantes por una Agenda que podría condicionar seriamente sus actuaciones, y de hecho, encargó su elaboración a una empresa de técnicos pagada por la Junta para cerrar el proceso lo antes posible y ponerse la medalla de Ayuntamiento sostenible, sin que realmente la Agenda les comprometiese a nada. Sin embargo, gracias a un grupo de vecinos y vecinas interesadas en la Agenda, se consiguió abrir el proceso a la participación ciudadana, y se montaron 4 mesas de participación (mesa económica, mesa de salud y bienestar social, mesa de educación, juventud y deportes, y mesa de medio ambiente, urbanismo y ordenación del territorio), dando origen al mayor proceso de democracia participativa de toda la historia en nuestro pueblo. Durante casi tres años, en las mesas ha participado cerca de un centenar de personas analizando los principales problemas de nuestro municipio, reflexionando sobre sus causas, y proponiendo y debatiendo soluciones sostenibles para que se incluyeran en el plan de actuación de la Agenda 21 local. Todo este tiempo las mesas han estado trabajando de forma autónoma sin la más mínima ayuda por parte del Ayuntamiento, aún cuando se le pidió insistentemente su colaboración para darle difusión al proceso, sobre todo a través de los medios de comunicación locales. El ejemplo más lamentable de la desidia del Ayuntamiento fue cuando se desarrolló sin su ayuda una página web (http://sites.google.com/site/agenda21localcriptana/) para mantener a la población informada sobre el trabajo realizado en las mesas y se le pidió que al menos pusiesen un enlace a esta página desde la web del ayuntamiento, lo que tardaron en hacer casi un año.

Después de casi tres años de trabajo en las mesas, y de haber elaborado más de 20 propuestas concretas para mejorar la sostenibilidad, al tiempo que la calidad de vida, en nuestro pueblo, nuestros gobernantes las han despreciado todas. Algunas de estas propuestas, como la petición de que no apoyen la especulación urbanística, tal y como ha ocurrido durante esta legislatura con el PAU del Albardial, que pretendía construir más de 800 viviendas entre Alcázar y Criptana, no sólo no han sido secundadas, sino que, como aparece reflejado en su programa electoral, siguen apostando por estos megaproyectos que son el paradigma de la insostenibilidad y que han sido, en fondo, los que han provocado la terrible crisis que ahora sufrimos. ¡Eso es lo que cuenta la participación ciudadana para nuestro alcalde! Y así lo corrobora su programa electoral que no incluye ni una sola propuesta para incrementar la participación ciudadana en la toma de decisiones locales.

Otro tema que no podemos dejar pasar es la apropiación de los medios de comunicación públicos, como Criptana tv, por parte de nuestros gobernantes, y en especial nuestro alcalde. Es vergonzoso que en nueve de cada diez noticias aparezca nuestro alcalde atribuyéndose algún mérito, como si él fuese el centro de toda actividad en nuestro municipio. Por otro lado, estos mismos medios se nos han negado una y otra vez cuando hemos querido dar difusión a alguna de nuestras actividades, y se han cedido con cuentagotas a la oposición y grupos no afines al gobierno. Este abuso de los medios en beneficio propio, y no del pueblo, supone una violación de otro de los principios básicos en los que se sustenta una democracia, la libertad de expresión y de acceso a los medios públicos, y como tal, debería ser llevado a los tribunales.
Otro asunto que nos preocupa enormemente es la falta de transparencia en las gestiones municipales. A pesar de que la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local deja bien claro en sus artículos 69.1, 70.3 y 72 el derecho de cada ciudadano o asociación a recibir información sobre los acuerdos y actividades desarrollados por el Ayuntamiento, pocas veces, y de mala gana se ha accedido a las peticiones de información que hemos realizado desde el foro. El último caso se dio cuando en noviembre del año pasado solicitamos información sobre los proyectos a los que se había destinado el 0,7 de ayuda el desarrollo que nuestro Ayuntamiento presume de dar. Desde entonces no hemos recibido sino la callada por respuesta, y con razón, porque parece que en estos últimos años, la ayuda al desarrollo ha brillado por su ausencia.

Tampoco podemos pasar por alto su nefasta política de empleo. En estos cuatro años hemos llegado a la mayor tasa de desempleo de nuestra historia. Ante la magnitud de esta tragedia el alcalde se ha limitado a echar balones fuera, diciendo que el empleo no es competencia suya, aunque ahora, a tenor de las directrices de su nuevo programa electoral ha debido darse cuenta de que si lo es. Es verdad que la crisis ha sido la principal culpable del desempleo, pero no es menos cierto que han sido las políticas especuladoras e insostenibles como las que ha apoyado este Ayuntamiento las que la han provocado. Y también es cierto que cuando desde el Foro Social se presentó el año pasado la guía de prestaciones y derechos sociales para las personas sin empleo, se pidió al Ayuntamiento que se ampliara la cobertura de ayudas a los desempleados, eliminando o haciendo una moratoria en el pago de impuestos como el IBI a las familias con sus miembros desempleados. Sin embargo el Ayuntamiento hizo caso omiso de nuestras demandas dejando bien claro lo que le importan los más afectados por la crisis.

Finalmente, si hay un ámbito donde la hipocresía alcanza cotas inimaginables es en materia medioambiente. Hace poco el Ayuntamiento ha publicado, con el dinero de todos, una guía verde que, cuando se compara con las de otros municipios, evidencia que es más un documento propagandístico que de sensibilización ambiental. Es inconcebible que en dicha guía no aparezcan cuestiones tan importantes para la sensibilización ciudadana como la huella ecológica, el cambio climático, la soberanía alimentaria, la reducción del consumo de recursos, el ahorro de agua y energía, la apuesta decidida por las fuentes energéticas renovables, un modelo de transporte que reduzca el uso del coche, 1a protección de los espacios naturales de alto valor ecológico y paisajístico que tenemos en nuestro término municipal, así como la protección de la biodiversidad local. Una protección medioambiental que no se realiza construyendo parques artificiales como el reciente centro de la naturaleza, sino cuidando y valorando los pocos espacios naturales de verdadero valor que nos quedan, como el de la Huerta de Treviño, cuya degradación ha sido y está siendo consentida por nuestro alcalde.

En esta legislatura se han cometido verdaderos atentados ecológicos como las talas indiscriminadas de más de 100 árboles en la avenida de la hispanidad, avenida Sara Montiel y calle Concepción, la destrucción del entorno del cerro de nuestra patrona, que se ha convertido en otro polígono industrial, o el lavado de imagen en la propia revista del Ayuntamiento de la empresa Movialsa, presentada como ejemplo de empresa sostenible, por una central térmica que, según la normativa vigente, debería ubicarse a más de dos km del casco urbano y cuyas emisiones de dióxido de carbono, amoniaco, óxidos de nitrógeno, arsénico y otras partículas, según un estudio científico, aumentan considerablemente las probabilidades de cánceres como el de laringe o pulmón.

Los vecinos y vecinas de Campo de Criptana no nos merecemos otra legislatura así, y el voto no es suficiente para cambiarlo. Para que el clamor de ¡DEMOCRACIA REAL YA! se haga realidad se requiere gente comprometida dispuesta a luchar por sus derechos y espacios de participación directa no partidarios como el Foro Social. ¡Súmate!

titre documents joints